EPSFROS
ESPACIOS CLÍNICOS

Reuniones clínicas: Práctica analítica con niños y adolescentes

CONVOCAN: Alicia López Groppo, Alejandra Casale, Colabora: Olivia Di Nardo
DÍA Y HORA: Miércoles 08 de Noviembre 20:30 Hs. , Miércoles 22 de Noviembre 20:30 Hs.
2º y 4º Miércoles - 20:30 hs

Responsive image

FUNDAMENTACIÓN.

Renovamos para el 2017 nuestra propuesta de trabajo a partir de los interrogantes que el ejercicio cotidiano del psicoanálisis nos plantea, sea éste en el consultorio particular, en el hospital, o en centros de asistencia, variantes de la cura que nos enriquecen.

La clínica psicoanalítica plantea no retroceder ante la dificultad, es una práctica de la dificultad y de la singularidad, enmarcada en el cuerpo teórico del psicoanálisis que a su vez se halla interrogado por la praxis.

El analista se autoriza de sí mismo y con algunos otros, nuestra propuesta es una invitación a los practicantes del psicoanálisis; particularmente aquellos que lo hacen con niños y adolescentes; a poner a jugar los cuestionamientos que surgen de su quehacer cotidiano hablando de su práctica ante algunos otros, que por ocupar idéntica posición en otras situaciones están atravesados por el discurso psicoanalítico y por similares preguntas, por lo que es deseable puedan dar lugar al tiempo para comprender sin precipitarse en conclusiones idealizantes.

La práctica clínica con niños y adolescentes presenta cada una su singularidad por tratarse de sujetos donde la estructura o se está efectuando o está siendo puesta a prueba; casos donde el Otro está efectivamente presente y activo y el sujeto o futuro sujeto en situación de dependencia real de aquellos que figuran al Otro. Por lo que se da una particular tensión entre historia singular y estructura, entre carencias singulares y falta estructural.

El analista se encuentra, entonces, ante una complejidad transferencial que conlleva el desafío de moverse en un borde que le posibilita no identificarse ni con uno ni con otros, para dar lugar a la escucha creando un clima de confianza que haga lugar a la palabra.


DISPOSITIVO.

Invitamos a la conformación de un grupo a los que se sientan convocados por estas inquietudes, que tengan práctica clínica o bien la firme decisión de dedicarse al psicoanálisis, apostamos al establecimiento de la transferecnia de trabajo, de modo que todos los integrantes del grupo deberán tomar la palabra, ofrecer al trabajo al menos una presentación al año. Tal que el lugar del que toma la palabra y de aquellos que escuchan gire en el seno del grupo.

Así , en cada reunión un participante designado con anterioridad dispuesto a dejarse tomar por el discurso que lo habita se hará cargo de la presentación.